domingo, 25 de enero de 2015

Desde Artana a Peña Parda y las Peñas Altas



Existen muchas maneras de escribir sobre una ruta. Todas son diferentes, todas son distintas, cada una tiene sus propias emociones y sensaciones que describir, la percepción de la misma. Cada vez hay diferentes cosas que te impactan más. Algunas veces son todas en general.
En esta ruta de hoy, quiero decir, que en general es toda bonita desde el principio hasta el final, el cual fue de noche, contemplando desde el camino la silueta de los toros bravos con su porte erguido, orgullosos de su belleza y su libertad, cuando lo están, claro, pues estos estaban acotados entre el cercado que los delimita. Aunque siempre bellos en su imponente planta. Pero volviendo a la ruta, existen tres puntos que enamoran al caminante: el Barranco y Colada de Xautena, entre otros, los diferentes corrales y refugios por los que pasaremos y cómo no, las impresionantes y preciosas formaciones rocosas llamadas “Peñas Altas”. Son sencillamente increíbles, dignas de visitar y disfrutar. Un regalo para la vista y el espíritu, y de una belleza singular: imponentes, extraordinarias, el culmen de la ruta.
Además de los puntos mencionados, las vistas panorámicas a otros sitios de la Sierra de Espadán, al Peñagolosa, al Mar Mediterráneo y su costa, a las Islas Columbretes y a diferentes sierras como la de Engarcerán y Esperraguera, entre otros lugares, conformarán las delicias visuales de la ruta de hoy, siempre verde, azul, frondosa y rocosa.

miércoles, 21 de enero de 2015

Los Pollos de la Mesa (Sierra de Cazorla)



La Sierra de Cazorla, Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, me ha dejado gratamente impresionado, en las dos rutas que he podido realizar en mi estancia allí. Una Sierra preciosa, rica en Flora y Fauna.
En una de estas rutas, he podido visitar Los Pollos de la Mesa, una formación geológica, la cual siendo abrupta en su caída hacia los profundos barrancos y comenzando por ello con un apreciable desnivel de entrada, pasa a ser un inmenso altiplano en las alturas. Un altiplano tapizado de verde, con sendas agradables que lo cruzan, miradores con panorámicas espectaculares, roquedos y cortados que se alzan sobre el valle, los profundos barrancos y las laderas cubiertas de pinares.
Una ruta donde los ciervos y gamos se dejan avistar con facilidad y son, junto a los muflones y cabras hispánicas, los cérvidos y caprinos que habitan por excelencia esta Sierra.
Una ruta que bien se podría nombrar, como la ruta donde el silencio se puede respirar, pues hasta el canto alegre de los pajarillos parece irreal, Dicha ruta deja en la retina unas imágenes que solo en esta Sierra podremos contemplar, además de unas amplias panorámicas que abarcan grandes espacios en la distancia.
Ni que decir de las formaciones rocosas, que nos deleitarán, en el descenso de Los Pollos de la Mesa hacia el Arroyo de los Habares.
El Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas está declarado “Reserva de la Biosfera” por su belleza paisajística y riqueza biológica.

J.L. Asensi

domingo, 18 de enero de 2015

Ruta por las alturas en Argelita



Esta es una ruta característica de esta zona del Alto Mijares. Una zona escarpada de un río abrupto en su discurrir.
Una ruta desde las alturas, de amplias panorámicas, de grandes cortados y profundos barrancos que conforman la orografía del terreno, que marcan esa herida que se abre en imponentes atalayas rocosas donde los buitres, incansables, planean sin cesar sobre las cabezas del senderista.
Una ruta donde los pasos se abren a través de puertas rocosas, antiguos caminos de herradura casi perdidos, abandonados, ahora llenos de matorral, ahora habiéndolos de bordear, pero que al final te conducen al final de un trazado, salpicado de abandonadas masías y de un castillo que estuvo relacionado con el núcleo andalusí de Argelita en época islámica, ejerciendo el dominio, desde las atalayas rocosas donde se asienta, sobre una gran extensión del territorio, el cual incluía a numerosas poblaciones musulmanas.
Dicho castillo, el de “La Muela del Buey Negro”, siempre quedará en esta ruta, como telón de fondo. Atravesaremos el Río Villahermosa, afluente del Mijares, pasaremos por “El Salto de la Vaca”, caminaremos y atravesaremos el “Barranco de la Canaleta” y por las antenas volveremos a Argelita, desde donde partimos, pudiendo contemplar su espléndida “Torre Cuadrada”, la “Torre Redonda”, junto a los restos, esta, de lo que fue el palacio de Zayd Abu Zayd, último gobernador árabe de Valencia, el “Jardín de las Almas”, etc. Pero además, finalizaremos la jornada con una imprescindible visita al “MIAU” Museo Inacabado Urbano de Fanzara: murales pintados en las paredes de las casas de esta población por artistas del grafiti, que saben plasmar con un buen gusto difícil de superar sus ideas y pensamientos, adornando con vivos colores, Fanzara, población del Alto Mijares y perteneciente a la Mancomunidad Espadán-Mijares.

J.L. Asensi

miércoles, 14 de enero de 2015

Un paseo por Cazorla



Realizar rutas por el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas y no visitar el pueblo que recoge el nombre de la comarca, “Cazorla”, sería un gran desatino, pues este pueblo sumergido en plena sierra y en las faldas de la misma, es una joya de una hermosura singular, una hermosura que seduce al visitante. Un pueblo de cuestas interminables para llegar a sus plazas principales y emblemáticas, corazón del pueblo, tales como: Plaza de la Constitución, la Corredera o Santa María, esta última accesible después de haber atravesado el casco antiguo y callejear por calles típicas Andaluzas: blancas, encaladas y estrechas, con soportales que conducen de una calle a otra, lo cual supone toda una agradable sorpresa para el viajero, porque allí nos encontramos de repente con la historia de esta población Jienense, representada en su iglesia de Santa María, obra de Andrés de Vandelvira, edificada sobre una bóveda que ocupa toda la plaza, encima del Río Cerezuelo, afluente del Guadalquivir, la cual nunca llegó a terminar de construirse por completo después de haber pasado por diferentes vicisitudes e incidentes. Una plaza llena de encanto, desde la cual están siempre presentes su castillo, el de La Yedra, el cual merece la pena visitar y el pico del Gilillo o la Peña de los Halcones. Aquí también encontraremos una gran oferta gastronómica para saborear y conocer la cocina Cazorlense. Historia, arquitectura y gastronomía todo en una.

J.L. Asensi


domingo, 11 de enero de 2015

Castillo de Castro: Una ruta bonita, clásica, pero con un trazado diferente




Existen rutas clásicas que por muchas veces que hayamos realizado, siempre vale la pena, por su gran belleza, volver a intentar desde otros itinerarios y bajo otra perspectiva. Siempre hay algo nuevo que descubrir, algo nuevo que sentir, algo nuevo que respirar, algo nuevo que contemplar.
Esta ruta, clásica entre las clásicas dentro de la Sierra de Espadán, nos volvió a sorprender ayer, realizándola con un trazado diferente y eliminando trozos de pista del mismo, de alguna manera, haciéndola a nuestro aire, a través de bonitos barrancos: el del Horcajo y el de Cabrera, subiendo al Pico de la Nevera y visitando el famoso Castillo de castro, la Nevera de Castro y cresteando de una construcción a otra, entre vistas del Mar Mediterráneo y de los puntos clave y emblemáticos de la Sierra de Espadán, como el Pico Bellota, el Puntal de l’Aljub, el Pico Espadán, el Batalla, la Rápita… y cómo no el siempre majestuoso Penyagolosa como telón de fondo.
Atravesar los barrancos nombrados al principio, es siempre una delicia para los sentidos y poder contemplar y abrazar esos mágicos y encantados árboles, señores de la Sierra de Espadán, como son los alcornoques, a los cuales me gusta llamarlos “Ents”, por sus formas y porque solo les falta moverse y hablar es un privilegio para todo amante del senderismo, de la Naturaleza y de la belleza.
Por otra parte, las siempre omnipresentes formaciones rocosas, características de esta amada y preciosa Sierra le confieren un carácter geológico, indispensable en toda ruta por estos parajes de ensueño. Formas caprichosas esculpidas por el paso del tiempo y los fenómenos meteorológicos.
Comenzamos la ruta con un sol resplandeciente y matinal y la terminamos con los rayos del sol dorando las partes más altas de las montañas.
Una ruta preciosa, ruta de las que siempre nos llevamos con nosotros mismos, porque quedan grabadas en las retinas y en el pensamiento.

J.L. Asensi

domingo, 4 de enero de 2015

Bercolón: Una ruta muy intensa



A veces te encuentras con rutas cortas pero intensas, cortas pero sorprendentes, cortas pero con todos los ingredientes para que sea una gran ruta, corta pero repleta de belleza, corta pero con imágenes que se intentan captar y parecen una postal suspendida en el tiempo.
Este es el caso, el Barranco de Bercolón, el cual nada más empezar la ruta, nos brinda el espectáculo de una preciosa cascada interior con un agua clara de color turquesa que invita al baño, a relajarse y a soñar en lugares lejanos y exóticos, hace que el interés por dicha ruta vaya in crescendo.
El barranco con sus profundos cañones donde el Turia se encajona y se vuelve bravo, en algunos tramos donde forma rápidos, nos acompañará también durante buena parte de la ruta. Los estratos formando graderíos, los charcos de abundante agua convertidos en pistas de hielo en esta época del año y debido al escaso sol que penetra en estos tramos…
La piscifactoría abandonada, la “Tosquilla” las fuentes “Nueva” del “Caracol”… que nos encontramos por el camino, las subidas repletas de arbolado hasta “Les Conquetes”, la “Juncanilla” o la “Caballera”, donde el sol se nos escapaba en lo alto cada vez que intentábamos alcanzarlo.
Así, transcurrió un día de ruta con la luna, casi llena, la cual iba dando un toque muy romántico a las montañas por donde apuntaba, en un anochecer cálido, despidiéndonos de esta bonita, corta, pero intensa ruta.

J.L. Asensi